lunes, 23 de enero de 2017

La Alegría de los Peces

Dos hombres estaban cruzando un río. El más alto, dijo: "Fíjate qué libre y alegremente saltan y nadan los peces. Ésa es su felicidad". Su amigo asombrado lo miró y dijo: "Ya que tú no eres un pez, como puedes saber qué es lo que hace felices a los peces?". Sonriendo respondió: "Dado que tú no eres yo ¿cómo es posible que puedas saber que yo no sé qué es lo que hace felices a los peces?". Luego de pensar cuidadosamente la respuesta el amigo replicó: "Si yo, no siendo tú, no puedo saber lo que tú sabes, es evidente que tú, no siendo pez, no puedes saber lo que ellos saben". Luego de una larga y profunda respiración, el más alto de los caminantes dijo: "Yo conozco la alegría de los peces en el río a través de mi propia alegría". Esta parábola, puede ser comprendida a través de una visión de un mundo en donde el sujeto y el objeto no están separados. Cada cosa que vemos le impregnamos un estado de ánimo. El mismo atardecer puede ser triste para alguien que así se siente. Pero puede ser bellísimo para quien esté contento. Hay un prisma, un velo, un filtro que hace que todos tengamos una mirada diferente. Recordar una canción nos genera emociones diferentes. Puede ser el telón de fondo de un beso apasionado o una ruptura afectiva, lo que su escucha cambia diametralmente, trátese de lo uno o lo otro. Somos como nubes o soles, somos noches oscuras o rayos de luz de luna. El único gesto que puede traer felicidad individual y que es altamente contagiosa es la risa. Capaz de disolver cualquier enojo,tensión, malestar. El sonido de risa es el más desestresante de todos. Prueba poner una sonrisa en tu rostro. Esas curvaturas de los labios produces milagros. No es necesario tener un motivo. Sonríele a tu cuerpo y observa. Un estado de satisfacción vendrá a ti. Nos tomamos todo muy en serio, aprender a reírse de uno mismo es muy saludable y sanador. Mira la naturaleza con una sonrisa. Los árboles y las flores tendrán otros colores., otras texturas, otras fragancias. Las personas se verán diferentes. Cuando lo hagas habrás entendido porqué los peces son felices cuando saltan y nadan en el río. @SV

miércoles, 18 de enero de 2017

Todo es Relativo

Una antigua parábola cuenta la historia de un viejo sabio vivía  en el campo con su nieto. "Un día el joven llega muy agitado a la casa donde vivían gritando: que desgracia! Se ha escapado nuestro único caballo!. Impasible y sin levantar la cabeza de lo que estaba haciendo el sabio exclamó: todo es relativo. A los pocos días entra otra vez agitado el joven y exclama: Que alegría! el caballo ha vuelto y a traído con él una yegua expléndida. El viejo dijo ante la atónita mirada del muchacho: Eso es relativo. A los pocos días el joven montando a la yegua por primera vez se cae y se rompe una pierna. Como pudo, llegó a la casa y con dolor le dice a su abuelo. Que desgracia! Me he quebrado una pierna!. Sereno, el anciano responde: todo es relativo. A los pocos días llegan una comitiva de soldados para en listar jóvenes para la guerra. Al ver al muchacho con su pie entablillado siguen su camino. Esta vez el joven no dijo nada. Había comprendido que gracias a la rotura de su pierna había escapado de una muerte segura en la guerra. Y que si no se hubiese escapado el caballo no habría traído a la yegua. Cuando unas muchachas del pueblo, enteradas del accidente van a verlo exclaman. Que horrible! Que desgracia! El muchacho, con una sonrisa en los labios exclama: Todo es relativo". Observemos. Cuantas veces al día emitimos juicios? Cuantas veces al día por cosas que nos suceden a nosotros, a familiares, a amigos o que vemos por televisión nos alegran, nos entristecen, o nos hacen producir exclamaciones y frases cargadas de emoción?. De amor o de odio? De indignación o placer?. Esas sensaciones de dolor recordado perduran varios días, o nos impiden dormir en la noche. Cambian nuestro humor según estas sean. Somos como un péndulo. Las emociones nos llevan de un lado a otro. Esta parábola zen nos enseña que todo es relativo. Que lo que hoy nos alegra mañana puede entristecernos y viceversa. Si pudiésemos ver la relatividad de todas las cosas seríamos más serenos, más calmos, más sabios. El péndulo estaría en equilibrio, en su centro. Los árboles son así. Un viento intenso puede hacer inclinar sus ramas de un lado u otro, pero siempre vuelve a su centro. Aprendamos de él, mantengamos el equilibrio. Y  por sobre todas las cosas observemos la relatividad de todo suceso. Rumi, poeta del siglo XII lo describe así "Renuncia a la recompensa que merecías. Se feliz. No te lamentes por nada. No anheles nada. Lo que te ha de suceder, escrito esta en el Libro que hojea al azar el viento de la Eternidad" @SV

martes, 10 de enero de 2017

No Te Resistas


"Había un hombre que se turbó tanto de su propia sombra y le desagradaban tanto sus pasos que decidió deshacerse de ellas. El método que utilizó fue escapar. Corrió. Cada que que ponía un pie en el suelo aparecía una huella y su sombra lo seguía de cerca. Atribuyó su fracaso al hecho que no corría lo suficientemente rápido. Corrió más y más rápido hasta que cayó muerto"
                                          Chuang Tsé.
Todos somos ese hombre. Las sombras que nos persiguen son las de nuestros miedos,  ansiedades, temores, culpas. Cuando miramos a alguien esa sombra nubla nuestra visión. Hace que veamos a los demás a través de ella. Vemos la paja en el ojo ajeno. Por eso, es que cuando alguien a través de su presencia nos irradia luz la sombra se disipa. Cuando la sombra vuelve proyectamos en ese mirar nuestra propia sombra. A eso le llamamos decepción. Pero no nos damos cuenta de eso. La otra persona simplemente reflejó la sombra que hay en nosotros. Y cuando miramos nuestro pasado y vemos las huellas que hemos dejado en nuestras vidas tenemos una actitud similar. Responsabilizamos a otros de los que nos han hecho. Ellos son culpables de nuestro sufrimiento, de nuestro dolor. Corremos. Si asumimos que este es un patrón de conducta pretendemos cambiarlo. Indagamos en la sombra, analizamos las huellas.  Nos esforzamos, luchamos con todas nuestras fuerzas contra eso . Ergo la fortalecemos. Un principio de la física, enunciado por Newton, la tercera ley, dice que cada acción genera una reacción, de la misma magnitud y en sentido contrario. Entonces? El Tao, en su ancestral sabiduría, nos dice no hagas nada, en el no-hacer está la solución. El hombre de la parábola corría para escapar. Si se hubiese quedado quieto, en la oscuridad ni sus huellas ni su sombra lo hubieran perseguido. El mensaje es no te resistas, no hagas movimientos mentales para cambiar la situación. Acepta, tu no conoces las vueltas de la vida. No lograr lo que uno desea puede ser una bendición. Acepta cada momento como si lo hubieses deseado. Al aceptar eliminas todas las tensiones, toda la ansiedad, todo el estrés. Al aceptar  las preocupaciones desaparecen y emergerá un estado de felicidad. La felicidad sin motivo es la felicidad verdadera. Si la sombra vuelve no luches, acéptala, no te resistas. La mente en su lógica te dirá que debes hacer, luchar. combatir. La mente es sólo un instrumento. Pero poderoso. En ella muchas de nuestras facetas y personalidades están luchando para tener el control. Vivir en un estado de no resistencia es ir acallando poco a poco las voces de tu mente. Lao Tsé dice al respecto "cuando la mente está quieta el universo entero se rinde a tus pies" @SV

miércoles, 4 de enero de 2017

La Musa Inspiradora

Esta historia no forma parte de ninguna mitología, de ningún relato. Es un homenaje a la musa que me inspira. 
El tenía muchos nombres, lo llamaban Brahma, Vishnu, Shiva,  Ra, Anu, Tapeu, Kukulkan, Quetzacoalt, Viracocha, Zeus, Odín, Alá, Dios, Jehová, Shangdi, Mitra, el gran arquitecto, la conciencia universal y otros que no osaban pronunciar su nombre. Pero al mirar su creación y ver el desarrollo de las habilidades de sus vástagos notó que no estaban completos aún. A las creaciones del hombre le faltaba algo. Pensó en que hacer para que esa obra fuera sublime, elevada, mística. Quien tuviese la capacidad de darle ese toque mágico al ser humano debería ser una belleza superior. Puso manos a la obra. Creó las sirenas en los mares, pero sus cantos hacían encallar las naves. Creó las ondinas en los ríos, pero al ir en su búsqueda los hombres se ahogaban. Creó las salamandras en el fuego, pero se quemaban las manos al tratar de tomarlas. Creó las hadas en los bosques, pero éstas para defenderse usaron la magia y transformaron en sapos a sus perseguidores. Decidió entonces crear una esencia que  escondería en el corazón de una mujer muy bella, la más hermosa. Le llamó Musa. Quien quisiera acceder a ella debería primero transformarse. Colocó otros ojos que tenían la cualidad de ver lo invisible, lo sutil. Pero el hombre que osara hacerlo debía navegar en su interior. Sacar lo que tenía dentro suyo para transmutarse. Vaciarse, encontrarse a sí mismo. Y una vez que tenía esa nueva visión mantenerse en ese estado para que sus ojos no se nublasen. A la elegida le puso obstáculos en vida, para que al ser superados pudiese iluminar a los demás. 
Una y otra vez fue superando cada barrera, cada escollo, cada dificultad. Y con insistencia aparecían otras para que no fuese fácil su camino. Lo que le sorprendía al dios creador es que aún en las más difíciles batallas ella no perdía su sonrisa. Y cuando se enojaba y montaba en cólera el dios del averno subía a la superficie para tomar nota y aprender. El creador se sintió satisfecho cuando movió sus hilos para que se reconociesen. Cuando fue el momento, se miraron a los ojos y no necesitaron decirse palabras. Después de un prolongado abrazo el milagro sucedió. @SpoturnoV

domingo, 20 de noviembre de 2016

Expansión o contracción?

Cuando sentimos plenitud, satisfacción o alegría sentimos que algo se expande dentro nuestro. En cambio si nos embarga la tristeza, el desánimo sentimos una sensación de contracción. A eso que se expande o contrae lo podemos nombrar?. Es interno, profundo, sin nombre. Algunos lo llaman el ser, la presencia, el tao o la conciencia. Todos los caminos espirituales tienen como objetivo llegar a ese punto interno. Los buscadores que llegan a ese umbral sienten la sensación de llegar a la orilla de un abismo. Estamos dispuestos a seguir avanzando?. Ese era nuestro objetivo pero estamos dispuestos a abandonar nuestra autoidentidad?. Estamos dispuestos a dejar de lado aquellas ideas y conceptos que han formado nuestra personalidad, nuestra supuesta seguridad?. Cada vez que nos preguntan algo expresamos todos una certeza de los valores mundanos en lo que creemos y los que rechazamos. En el nuevo estado de conciencia no hay espacio para la defensa de esos conceptos. Qué debemos soltar? Primero el pasado, toda la interpretación de lo que a acontecido antes. Puedes soltar lo que crees que eres?. Es imprescindible eso para vivir en el aquí y ahora. Una frase resume magníficamente eso: "vende tu inteligencia y compra incertidumbre". Es la única forma de salir de la prisión de las ideas y la tortura del pensamiento repetitivo y destructivo. Es el hechicero que en medio de la tormenta que no necesita guarecerse de la tormenta. Para entrar en ese estado de la conciencia el camino es la libertad. Una famosa pregunta, un koan, del budismo zen dice "si llegas a lo más alto de un mástil, que haces?. la respuesta es una sola, la misma que cuando llegas al abismo, es dar un paso al vacío.
Más allá de los libros y de la meditación, está ese espacio vació, sin palabras y sin conceptos. Tu verdadero yo. En tu interacción con el mundo entrarás y saldrás de ese estado, continuamente. Pero sentirás que la búsqueda a dado su frutos, podrás decir: "he llegado, estoy en casa"@

lunes, 14 de noviembre de 2016

Los Sueños

"Antes que el dulce sueños se apodere de tus lánguidos ojos controla tu adormecimiento"
                                                Pitágoras
Que importancia tiene este enunciado? No podemos controlar nuestros sueños, pero sí la forma de entrar en él. En las enseñanzas de Don Juan , una de las técnicas que el chamán Juan Mathus le enseña a Carlos Castaneda en el camino iniciático es la de poder verse las manos en el sueño, tomar conciencia en él. Para Carl Joung, discípulo de Sigmud Freud nuestros sueño puede funcionar en diferentes niveles, y decirnos que partes de nuestra psique está desbalanceada y anticipar nuestras necesidades futuras. Durante una millonésima de segundo podemos soñar lo vivido durante las 24 horas del día. Cual es la única diferencia entre estar dormidos o despiertos para nuestro cerebro? Aunque parezca extraño sólo la frecuencia de las ondas cerebrales. Incluso en el sueño REM o paradoxal la actividad cerebral es mayor que cuando estamos en estado de vigilia y se acentúa en áreas donde reside nuestra memoria. Leonardo Da Vince sabía que la duración del sueño en todas sus fases era de ciento diez minutos y se forzaba a despertar cada dos horas. Sería este su secreto del más grande artista e inventor de la historia? Para los esenios el sueño era para volver a casa, donde pertenecían. Al despertar volvían al huerto de la hermandad. Para los místicos el sueño es la oportunidad de hacer viajes astrales, en otros planos y dimensiones. Los sueños han revelado a las más grandes personalidades de la historia cosas que han cambiado para siempre el destino de la humanidad. Cada uno de nosotros desea hacer sus sueños realidad. De donde provienen esos sueños no lo sabemos pero sí que de allí descubrimos un propósito elevado. Y ponemos toda nuestra energía en lograrlo. Tenemos certeza que es nuestro destino poner manos a la obra, perseguir nuestro sueños es elevarnos por encima de lo cotidiano para trascenderlo. Pon atención, los sueños no son de materia, son de espíritu. No confundas alcanzar posesiones con los sueños. Poseer es una prisión que esclaviza, el sueño es la libertad de ser tu mismo y realizarte en lo que haces.  Rumi lo describe así; "¿Sabes lo que eres?  Eres un manuscrito de una carta divina.  Eres un espejo que refleja un rostro noble. Este universo no está fuera de ti. Mira dentro de ti mismo;  todo lo que quieras, está ahí. No te alejes de la intención de tu corazón". Esa intención de tu corazón deja un rastro invisible en nuestro sueño. Descubrirlo es descubrir nuestro propósito.@SV

domingo, 19 de junio de 2016

Las Crisis y el Caos

"Un paso de mil millas, comienza con un sólo paso"
                                           Lao Tsé
Cuando un suceso nos sacude, nos saca del lugar de confort, o de conformismo, es cuando es necesaria la acción. Hay una ruptura del escenario donde actuábamos, donde y como se desarrollaba nuestra vida. Las crisis son un cambio de paradigma. Puede aflorar el coraje, la voluntad, el deseo de. Es necesario movernos. La vida nos está invitando a crecer. Puede aparentar un caos, pero sólo si lo vemos desde nuestra mente y nuestro ego, que nos hace ver como separados de todo. Si tenemos una mirada más profunda, dentro de ese aparente caos hay un orden. Nada en la naturaleza y el universo sucede porque sí. Todo en la vida es efímero, transitorio y se da naturalmente, aunque pretendamos experimentar seguridad. Estamos acostumbrados que una crisis lleva implícita una carga de dolor y sufrimiento. Una pérdida, una ruptura o una mala experiencia nos hace encogernos, achicarnos, querer dejar de sufrir. Nos acobarda, nos comprime y entonces no vemos o no nos animamos a ver las nuevas oportunidades que la vida nos presenta. El miedo o el dolor nos paralizan.  Como eso lo metemos dentro y no lo enfrentamos, no lo observamos y no lo asumimos como lo que es, se puede enquistar en nosotros. Si tomamos esa crisis como un punto de inflexión, como una bisagra para experimentar un nuevo modo de mirar el presente, de abrirnos a lo que la vida nos depara veríamos que el pasado es sólo un recuerdo, una anécdota y que está presente sólo porque fijamos nuestra atención en él. Si nos enfocamos, si dejamos que nuestra voluntad, esa que proviene de nuestro interior, aflore nos impulsará, no donde pusimos nuestras expectativas, sino a nuestro verdadero destino dejando que él se manifieste y nos haga vivir la experiencia por la cuál vinimos a este mundo. Vinimos con un propósito. Esas crisis mueven nuestros cimientos, expanden nuestro horizonte y permiten que desarrollemos otras capacidades y potencialidades. Podemos pasar como decía San Agustín por la noche oscura del alma, pero toda oscuridad es un tránsito hacia la luz.@SV